Participación Ciudadana

Restauración del Museo Regional

El Arquitecto Dante Baeriswyl presento la segunda etapa del proyecto de restauración

Fuente: Museo Regional de Magallanes

En el mismo museo, la seremi de las Culturas, las Artes y del Patrimonio de Magallanes, Katherine Ibacache, y la coordinadora regional del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural, Paola Grendi, invitaron a una actividad de participación ciudadana del proyecto de diseño "Restauración interior del Museo Regional de Magallanes", donde se presentó la segunda etapa "Anteproyecto" del contrato de consultoría, financiada con recursos del FNDR y aprobados por el Consejo Regional, licitación nacional que se adjudicó el arquitecto Dante Baeriswyl Rada.


El trabajo se enfrentará en cuatro etapas: diagnóstico, anteproyecto, proyecto y entrega final.
El diagnóstico ya se hizo, "y consistió en hacer una fotografía completa, técnica estructural completa del edificio. Evaluar los daños y las causas", dijo Baeriswyl.


Ahora, en la segunda etapa, se presentaron las soluciones a los problemas encontrados. Sin perder de vista que esta es una casa donde vivió una familia y luego se transformó en museo. "Entonces, donde antes vivieron 10 ó 12 personas hoy pasan a registrarse más de 100 mil visitantes en el año. Esto significa un tráfico intenso en el interior. Un desgaste de los materiales", indicó el profesional.


Detalló a los asistentes las deficiencias en el sistema de evacuación de aguas lluvias, que generan graves daños por filtración al interior de los recintos.
Abordó el deterioro "en muros, pisos y cielos y sus elementos decorativos, es la principal preocupación de restauración y reposición de la actual infraestructura del museo, preservando y potenciando los valores originales del edificio".
En cuanto a las condiciones ambientales, explicó que hay serias carencias en cuanto a climatización, iluminación y también insuficiencia sanitaria, tanto para visitantes como del personal del museo. "La red eléctrica en particular no respeta la condición decorativa del edificio y mobiliario patrimonial, presenta además un serio peligro de riesgo para el edificio".

Las instalaciones no son certificadas y están fuera de normativa vigente.
Existe una deficiencia en los sistemas de seguridad contra incendio e intrusiva, sistema de alarmas, detección de humos y calor.
No existe un acceso universal, "característica que aún no siendo exigencia obligada es una necesidad imperiosa para mejorar las condiciones del edificio respetando la calidad igualitaria de todos los visitantes".
Un ascensor
El equipo especializado a cargo de los diseños propone considerar a futuro que la totalidad del Palacio sea integrado al área de museología y exhibición. Esto llevaría a que las oficinas administrativas y la dirección del museo deban buscar una alternativa de solución externa al edificio, "tanto por razones de cuidado del edificio como por seguridad".
Se contempla la instalación de un ascensor para el acceso de personas minusválidas. "Hacer esto en un edificio patrimonial es bastante complicado, para no dañar la parte decorativa del inmueble", comentó Bariswyl.
En cuanto a plazos, la consultora debe entregar el estudio con los diseños a fines de este año o a más tardar en enero.


De ahí vendrán los cálculos del costo que significará la restauración del museo. Además, para la intervención es necesario desocuparlo y guardar muy bien todo lo que hay dentro, por un tema de preservación.
"Mientras se ejecuten las obras de restauración el museo deberá permanecer cerrado, a lo menos dos años, porque son trabajos muy delicados. El tratamiento es completo y se tiene que ejecutar sin nada al interior", detalló es arquitecto.

Recursos adicionales

Materias: Institucional
Palabras clave: Arquitectura - Museo - Restauracion
readspeaker